Su cruz, nuestra cruz